17 diciembre 2013

PROYECTO ISI: EL PROFESIONAL



Después de mucho darle vueltas pensando sobre qué iba a escribir para el proyecto de este mes de Isi, he decidido hacerlo sobre el instrumento de mi profesión, que no es ni más ni menos que el lenguaje. En teoría (y en la práctica, por lo general) soy profesora de inglés de secundaria y adultos (Escuelas de Idiomas, EPAs, etc.), pero tanto el curso pasado como este curso me ha tocado formar parte de un servicio a domicilio y hospitalario que se ofrece a los estudiantes que, por motivos de salud, no puede acudir al centro en el que estudian. En este servicio, además de Inglés, doy Lengua castellana y Euskera, es decir los tres idiomas obligatorios en mi Comunidad. También traduzco de vez en cuando, en realidad ya no lo hago ni de vez en cuando, pero me inflé de cursos y hasta cursé un postgrado porque me encanta la traducción y en general todo lo que tenga que ver con las palabras.

Yo no os voy a recomendar un libro, pero si voy a hablaros de libros que tengo en casa y que me apasionan, la mayoría de los cuales son de consulta. Por poneros un ejemplo, tengo más de sesenta diccionarios de todo tipo: de dudas, de uso, de idiomas, monolingües y bilingües, específicos (de arquitectura, técnicos, marítimos, de economía, de medicina, etc.).




Aquí os dejo una muestra, de la que apenas se ve nada porque soy nula con la cámara del móvil. Por desgracia, hace un año me mudé de casa y en la nueva no tengo tanto sitio como en la anterior, así que he tenido que recolocar la mayoría de los diccionarios en el trastero o dejarlos en donde vivía antes. A pesar de los diccionarios, he de confesar que ahora tiendo mucho más a buscar las palabras en Internet porque es más rápido, pero si he de elegir un diccionario de los que uso es el Clave, no sé por qué, su pongo que me parece mucho más sencillo en las explicaciones de los significados, creo que lo hace todo mucho más comprensible.

 En inglés, casi siempre uso diccionarios monolingües, pero reconozco que aquí sí que tiendo a Internet porque descubrí esta página y me encanta: http://www.onelook.com/, especialmente las definiciones que aparecen en vocabulary.com (https://www.vocabulary.com/). Y si tengo que elegir un diccionario específico me quedo con este de aquí abajo, creado por F. Navarro que fue mi profesor en el postgrado que hice de Traducción Médico Famacéutica.



Aparte de los diccionarios también «colecciono» manuales de uso y  estilo. De Lengua Española me encanta el de L.G. Torrego
Los míos son bastante antiguos y me imagino que ya estarán actualizados, pero de momento, puedo tirar con ellos. En la primera parte no sólo nos explica las reglas de acentuación, la puntuación o la ortografía en general (algo que se me da bastante mal) , sino que también nos habla de las impropiedades léxicas o de cuestiones de estilo, como la pobreza léxica, el hipérbaton o el uso del gerundio. La segunda parte está dedicada a la morfología y a la sintaxis: los grados del adjetivo, los verbos (¿deber de + infinitivo o deber + infinitivo?), etc.

En inglés también tengo uno de cabecera que es el Practical English Usage de Michael Swan. También lo tengo desde mi época de estudiante, pero viene muy bien para aclarar algunas dudas como la diferencia entre «all right» y «alright».

En resumen, me gustan los idiomas, las palabras, el lenguaje y me gusta tener libros que traten sobre estos temas, tanto de aprendizaje como de consulta. Por supuesto, que vienen muy bien en mi profesión, pero aunque nos dediquemos a otras cosas, creo que nunca están de más.


Y nada más por hoy. Otro día más y mejor :)

8 comentarios:

  1. Hola,

    ¿ese que se ve junto a los tomos del María Moliner es el Julio Casares? Yo tengo el Julio Casares, tuve que elegir uno de los dos y como el Casares ocupaba menos, con ese me hice.
    Porque aunque administro comunidades, estudié periodismo, por lo que también me he sentido muy cercana a las letras y, sobre todo, al cuidado de nuestra lengua.
    Luego, por circunstancias de la vida, terminé en las comunidades y cada vez siento que me distancio un poco más de aquello que estudié.

    Por cierto, imagino que una erudita de las letras como tú, y además coleccionista, también tendrá entre sus manuales el Diccionario de dudas de Manuel Seco.

    Me ha encantado la entrada. Saludos y un placer.

    ResponderEliminar
  2. Lo primero que tengo que decirte es que sobre el tema de los profesores que dan clases en hospitales o en casas de alumnos que no pueden asistir a los centros, he leído "Al encuentro de la vida" (libro que estoy sorteando en el blog); es que me ha sorprendido leerlo en tu post y acordarme del libro ;)

    En cuanto a los libros, ¡¡me quedaría con todos!! Los de inglés y los de español, que me vendrían de perlas, todo hay que decirlo, porque soy un mar de dudas cada vez que me pongo delante del teclado.
    Y las páginas web!! Echaré un vistazo ahora que me las has descubierto, que seguro que mal no me vienen.
    En fin, que me ha parecido una entrada súper útil para mí :)
    (me apunto también el que menciona K, verdad?? jajajaja)

    Muchas gracias por participar, me está encantando leer vuestros posts!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, K

    Sí que es el Casares y luego viene uno bilingüe de Economía y Empresa, que no he usado nunca, pero ahí está. También tengo el de dudas de Manuel Seco. Todavía lo tengo en la otra casa, pero lo acabaré trayendo porque además no es de los que ocupa mucho.
    Cuando terminé la carrera de Filología Inglesa, hice un curso de un año en una Escuela de Traductores porque a mí lo que me gusta es traducir y claro, sin querer, me aficioné a los diccionarios. Hace mucho que no compro uno, reconozco que ahora tiro más de Internet, sobre todo porque es más rápido, pero me gusta tenerlos y que estén ahí.

    Por cierto, lo de erudita de las letras.... ya me gustaría a mí :)

    Gracias por pasarte por aquí :).

    ResponderEliminar
  4. De todo lo que he hecho dentro de la enseñanza, Isi, lo de las clases domiciliarias es lo que más me ha gustado con diferencia. A veces es duro porque te presenta una realidad de la que, muchas veces, ni nos enteramos. Lo malo es que no va a ser para siempre, porque no puedes optar a un puesto fijo en este servicio, prefieren que la gente vaya rotando, así que volveré a las clases en institutos o dónde sea, pero de mientras, lo disfruto como puedo. Por cierto, no conocía el libro, así que gracias por acercármelo.


    De los demás... bueno, la página de One look search es bastante completa en cuanto a diccionarios se refiere y el de Swann yo lo uso mucho. Me alegra mucho que te haya resultado útil.

    Y gracias a ti por la idea, que es realmente interesante :)

    ResponderEliminar
  5. ¡genial la idea de Isi! ¡he disfrutado mucho leyendo tu entrada! a mi las letras me gustan, pero no tanto ;-) jajaja...en casa hay un diccionario muy sencillito y parar de contar. Ya me han dicho varias amigas que la vida no es posible sin el diccionario de María Moliner, pero de momento la mía ha sido posible jejeje.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, yo creo que se puede vivir perfectamente sin el María Moliner, de hecho yo lo tengo y apenas lo uso, por eso lo tengo colocado en el estante más alto :). Es un buen diccionario, pero tampoco es imprescindible. Y ahora, con Internet, menos.

    Un besito :)

    ResponderEliminar
  7. Pues veo que compartimos profesión. Soy licenciada en filología inglesa y estoy acabando la de hispánicas, y soy profe de instituto. Los diccionarios han sido y son parte importante de mi vida, jeje.
    Besos,

    ResponderEliminar
  8. Yo he descubierto este año que me encanta dar Lengua Castellana y Literatura, así que me tienta mucho lo de hispánicas, pero lo que más me gusta, sin duda alguna, es traducir, lo que pasa es que lo de entrar al mercado para los filólogos no es tan fácil, sobre todo ahora que hay carrera de Traducción.
    No sé por qué me imaginaba que eras profesora :)

    Besos

    ResponderEliminar