11 junio 2014

Muerte de una heroína roja (Qiu Xiaolong)

Tan profundo como puede ser el
Lago de la Flor de Melocotón,
pero no tan profundo como la 
canción que tú me cantas.

Li Bai

Muerte de una  heroína roja, el  primer libro que leo de Qiu Xiaolong, comienza con el descubrimiento del cadáver de una joven desnuda dentro de una bolsa de plástico negro en el canal Baili del río Suzhou. El caso le es asignado al inspector jefe de policía Chen Cao, jefe de una brigada de casos especiales dentro del Departamento de Homicidios de la policía de Shangai. La cosa se complica cuando descubren la identidad de la mujer asesinada:  Guan Hongying, una trabajadora modelo de rango nacional que pertenecía al Partido. A lo largo de las páginas del libro, Chen irá descubriendo que  Guan no era tan modélica como aparentaba ya que llevaba una doble vida que  no tenía nada que ver con esa imagen que daba de cara al público.

Y nosotros, los lectores, no solo descubrimos quién era Guan,  por qué la asesinaron, y los problemas de índole político que surgen durante la resolución del caso,  sino que también vamos conociendo la China de aquel momento, poco después de la Revolución Cultural,  bajo el mandato del camarada Deng Xiaoping, esa época de  transición, su forma de vida y costumbres, algunas de ellas de las que  llaman la atención, como el hecho de que las personas vivan en cuartos compartidos y que tan solo unos pocos privilegiados puedan acceder a un piso, o que un hombre y una mujer no puedan dormir en la misma habitación de hotel sin estar casados y alguna cosilla más.


Aparte de descubrir la China de entonces, de la que yo apenas conocía nada, y de hacer que me interese lo suficiente como para buscar más información, otra aspecto que destacaría del libro es su protagonista: Chen Cao, un policía culto, al que le gusta, más que nada, escribir poesía y que también se dedica a traducir libros. De hecho, la historia está salpicada de poetas y poemas ya que a Chen es lo que realmente le interesa, mucho más que su trabajo de policía y que un posible ascenso.

Una novela negra que, quizá no sea trepidante en su trama, ni una novela negra al uso con ese ambiente asfixiante,  pero que a mí me  ha enganchado totalmente quizá porque he descubierto mil cosas nuevas desconocidas sobre la sociedad China, una sociedad extraña para alguien de aquí y  porque su protagonista no se parece demasiado a otros policías ya que tiene ese toque de poeta que hace que, de alguna manera todo sea un tanto pausado, elegante,  pero no por ello aburrido, ni gris.


Título: Muerte de una heroína roja
Autor: Qiu Xiaolong
Editorial: Tusquets
Traductor: Alberto Magnet Ferrero
ISBN: 9788483837085
Edición en libro electrónico: 2013
Pgs: 440

4 comentarios:

  1. A mí me ha gustado, y supongo que seguiré leyendo más de él, pero ya sabes cómo va esto... hay tanto que leer y tan poco tiempo :)

    ResponderEliminar
  2. Pues que el protagonista sea a diferente a los modelos de policias a los que estamos acostumbrados me llama mucho la atención. Tenía seleccionado este libro pero sólo porque el nombre del autor me venía bien para el Reto de la A a la Z. Ahora con tus impresiones ya me queda claro que lo leeré porque me gustará.

    Bs.

    ResponderEliminar
  3. Yo también lo elegí para el Reto de la A a la Z y no me ha resultado tan mal. Me regalaron el último, pero quise empezar por el principio, así que yo me compré este y está bien, sobre todo por lo que cuenta de la sociedad China.

    ResponderEliminar