20 abril 2016

Macbeth (William Shakespeare)

What's done is done
Lady Macbeth

Ambición, traición, asesinato, culpabilidad, arrepentimiento, locura, manipulación, el inevitable destino... cualquiera diría que estos pueden ser los ingredientes de una novela negra actual tan de moda, pero son los temas sobre los que gira Macbeth, una de las obras más conocidas de William Shakespeare, su tragedia escocesa, que no ha perdido ni una pizca de actualidad. Eso es lo que tienen las obras del autor, no envejecen con el tiempo porque explora sentimientos que siguen siendo actuales y crea personajes que se mueven impulsados por las mismas pasiones que nos impulsan hoy en día.

Basada en un personaje real (aunque cualquier parecido es pura coincidencia), la historia de Macbeth nos cuenta cómo éste es recompensando por el rey Duncan con el título de Conde de Cawdor gracias a haber vencido a los ejércitos que intentaban invadir Escocia. Pero antes de que el rey le otorgue ese título, mientras vuelve de la batalla con su amigo Banquo, tres brujas predicen que va a ser señor de Cawdor y futuro rey. A Banquo las brujas también le dicen que sus hijos serán reyes. Así que imaginaos, cómo se les queda la cara a los dos cuando el rey con su nombramiento hace que se cumpla la primera de las predicciones que hacen las brujas sobre Macbeth. 



Claro, una vez que sabe cuál es su destino, Macbeth empieza a darle vueltas a todo el asunto y piensa que si han acertado en la primera predicción, ¿por qué no va a cumplirse la segunda? Por supuesto, todos sus pensamientos sobre si será rey o no los comparte con su mujer como buen maridito que es y entre la ambición de uno y la ambición del otro deciden que la mejor manera de acelerar todo el proceso y de que se cumpla lo predicho va a ser matar al rey. Pero que si Macbeth no se atreve, entonces que si Lady Macbeth le llama gallina y le dice que no es hombre y le da ese empujoncito para poder ser reina.

Aunque, por supuesto,  las cosas no siempre son fáciles. Macbeth mata al rey Duncan, pero hay otros obstáculos. Tiene hijos que pueden heredar el trono y hay que deshacerse de ellos también. Y luego están las sospechas, una vez que consigue su objetivo. Porque claro, a su amigo Banquo le han dicho que sus hijos iban a ser reyes y piensa, si yo he matado al rey para que se cumpla la profecía, puede que él me mate para que se cumpla la suya.  Y todo son sospechas y entra en una espiral de asesinatos y luego vienen los remordimientos, las pesadillas y las visiones de fantasmas o de sangre en las manos,  hasta llegar a la locura.  Y todo por culpa de la ambición, que de una forma u otra, se acaba pagando.

Mientras leía Macbeth yo me preguntaba en lo que nos condicionaría saber el futuro, conocer nuestro destino. Macbeth hizo lo que hizo por una predicción. Le condicionó desde el principio, a él y a lady Macbeth, uno de los personajes femeninos más potentes de la literatura. De hecho, es realmente interesante la relación entre Lady Macbeth y su marido. Ella no es sumisa para nada. Lo manipula para conseguir que él haga lo que ella quiere bien cuestionando su hombría, bien con ayuda del sexo. Le da el empujón que él necesita para obtener lo que ambos desean. Diría que, en cierta manera, él es mucho más débil que ella y que se complementan perfectamente.

Poco puedo decir yo que no hayan dicho otros. Tan sólo que es una historia fascinante y que ya que estamos en el 400 aniversario de su muerte, merece la pena hacerle un huequito. 

FIRST WITCH
When shall we three meet again
In thunder, lightning, or in rain?
SECOND WITCH
When the hurly-burly's done,
When the battle's lost and won.

Lo sé. No he hablado de las brujas Y eso que me encanta como empieza toda la historia con ellas.

19 abril 2016

Ivanhoe (Walter Scott)

Walter Scott está considerado el padre de la novela histórica y ya que estoy participando en una yincana histórica (aunque no lo parezca) me apetecía mucho volver a leer Ivanhoe. La primera vez que lo leí era una niña y me enamoré perdidamente de él. Ahora ya no me parece tan enamorable, pero desde entonces siempre ha habido algo de aquella época, de Robin Hood y Ricardo Corazón de León,  que me ha atraído. Aunque en la foto he puesto el libro de cuando yo era niña, he tenido que leer uno versión kindle porque a este le faltan hojas.

La historia de Ivanhoe transcurre durante las cruzadas, a finales del siglo XII. Por aquel entonces en Inglaterra vivían los sajones y los normandos. Estos últimos, poco a poco y ante la ausencia del rey Ricardo, se iban apropiando de las tierras y del poder de los primeros. Ricardo III, estaba más interesado en las cruzadas que en su propio reinado, así que había dejado Inglaterra para irse a la guerra y su hermano Juan, déspota y avaricioso donde los haya, ocupó su lugar, lo que no fue nada bueno para el país. 

Ivanhoe es la historia de un caballero sajón, que es fiel al rey Ricardo y se va con él a las cruzadas. La historia comienza con su vuelta de incógnito. Su padre, Cedric de Rotherwood, es sajón hasta la médula y no le perdona a su hijo que se haya ido con un rey normando, así que decide hacer como que no existe. Bajo su tutela vive Lady Rowena, que supuestamente se tiene que casar con Athelstane, sajón de pura cepa, pero a quien ella no quiere, porque por supuesto está enamorada de Ivanhoe.

Cuando llega Ivanhoe disfrazado al castillo de su padre, resulta que hay un torneo al que se apunta, lo gana ayudado por un misterioso caballero de armadura de color negro y aunque acaba malherido saca fuerzas para coronar a su amada Lady Rowena como la reina de la belleza y el amor. A Ivanhoe le ayudan a curarse Isaac de York, un judío, y su hermosa hija Rebecca. No veáis cómo estaban considerados los judíos en aquella época, como seres inferiores o animales inmundos, incluso por aquellos que, de vez en cuando, sienten compasión. (Es curioso lo poco que ha cambiado el mundo en ciertos aspectos) 

Aparte de lo que le pasa a Ivanhoe, el rey Juan, hermano de Ricardo III, se entera de que su hermano va a volver y se pone a maquinar con unos cuantos normandos, entre ellos el templario Brian de Bois Guilbert, vencido y humillado por Ivanhoe en el torneo, para que no le quite el poder.

No voy a contar mucho más de la historia, pero sí diré que está llena de aventuras de principio a fin, al fin y al cabo, Sir Walter Scott era un contador de historias e Ivanhoe lo es. El autor nos va contando lo que les pasa a todos los personajes, saltando de uno a otro en cada capítulo, describiendo los paisajes, los ornamentos, las peleas, la comida  y las vestimentas con todo detalle.

Si lo leéis preparaos para la aventura.  Hay torneos, damas de belleza sin igual  en apuros, conflicto entre sajones y normandos, un rey déspota, secuestros, caballeros misteriosos, arqueros de puntería increíble (cómo me gusta Robin Hood) , humor, peleas y amor. Todos los ingredientes necesarios para pasar un buen rato.

Título: Ivanhoe
Autor: Walter Scott
Pgs: 367
Kindle.

15 abril 2016

En piel ajena (Tana French)

Acabo de terminar de leer En piel ajena de Tana French, del que debo decir que me gusta mucho más el título en inglés (The likeness) y no sé muy bien cómo enfrentarme a esta entrada. Partimos de que el argumento es en principio un tanto inverosímil: ¿cuántas posibilidades hay de que aparezca asesinada alguien que ha usurpado una personalidad que tuvo la detective protagonista cuando estuvo infiltrada en un caso anterior? Voy más allá, ¿qué posibilidades hay, además, de que la detective sea idéntica físicamente a la asesinada? Yo creo que pocas, igual una entre un millón, pero lo curioso es que está contado tan bien que todo se hace creíble, nada parece extraño excepto los habitantes de Withetorn House y su relación.

Pero voy por partes. Este es el segundo libro que leo de Tana French. En el primero In the woods, que me gustó bastante (algún día escribiré sobre él), los protagonistas son el detective de Dublín Rob Ryan y su compañera Cassie Maddox. En ese primer libro todo el peso lo lleva el detective Ryan y en este segundo, sin embargo, es Cassie Maddox la gran protagonista. Cassie después de la operación  Vestal (la de In the woods), deja homicidios y está trabajando en la brigada de Violencia doméstica. Pero un día encuentran el cadáver de una chica idéntica a ella que para más inri había adoptado la personalidad de Alexandra Madison, una mujer ficticia que habían creado Cassie y su jefe Frank Mackey  para trabajar en una operación encubierta. Así que Frank decide proponerle (a pesar de la reticencia de Sam, pareja de Cassie) que suplante a la muerta y se infiltre en la casa que vivía con cuatro compañeros de Universidad para descubrir quién pudo haberla asesinado. Y ella acepta.

Cassie va a vivir a Withetorn House haciéndose pasar por Lexie, después de fingir que esta en realidad no ha muerto, sino que ha estado en coma. Allí la reciben sus cuatro habitantes: Abby, Daniel, Rafe y Justin. Poco a poco, Cassie irá descubriendo cómo es cada uno, la relación que hay entre ellos y la posibilidad de que todo lo que a primera vista parece idílico tal vez no lo sea. La casa es el punto de unión más fuerte entre ellos y es tan absorbente que Cassie llega a olvidar la verdadera razón por la que ha ido allí.

Una historia que se remonta al pasado (un pasado del que está prohibido hablar en Withetorn House), de rencillas entre lugareños, de odios disimulados, de huídas. A lo largo de sus más de seiscientas páginas vamos desgranando la personalidad de cada uno de los personajes, sus miedos, sus motivaciones, sus relaciones con los demás. 

La historia podría ser más corta y a veces puede hacerse lenta, aunque yo he tenido el alma en un puño por el hecho de que pudiesen descubrirla, pero en realidad, creo que es una novela de personajes en la que se profundiza particularmente en la relación que existe entre los habitantes de Withetorn House y en sus personalidades, en la relación entre Cassie y Sam y  Frank Mackey.  Y sobre todo es la historia de Lexie Madison, contada en primera persona por Cassie.

En piel ajena (y en general, los dos libros que he leído de Tana French) no son para gente que quiere mucha acción, ni una resolución del crimen trepidante y de esas que dejan sin aliento, es lenta, con mucho personaje que reflexiona y le sobran unas cuantas páginas, pero a mí es una autora que, de momento, me gusta y a la que no voy a perder de vista.

Título: En piel ajena
Autor: Tana French
Traductor: Isabel Margelí
Editorial: RBA
Pgs: 656
Kindle.

07 abril 2016

Los muertos viajan deprisa (Nieves Abarca y Vicente Garrido)

¿Un asesino nace o se hace? Hace no mucho leí algo sobre el tema, sobre el hecho de que gente normal y corriente se pueda convertir en asesino de la noche a la mañana por un motivo concreto: celos, dinero, venganza... y que ese tipo de asesinos es el que más abunda.  No hace falta ser un psicópata para que algo nos altere y lleguemos a matar. Y en eso se centran Nieves Abarca y Vicente Garrido en este último libro protagonizado por la inspectora de policía Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán.

La historia en la que se centra el libro tiene como protagonistas a una serie de escritores durante la semana Negra de Gijón y la de A Coruña. De camino a la primera, una escritora de novela negra es violada y asesinada en un "tren negro" en el que viajan todos los participantes de las jornadas y en la segunda otro de los escritores invitados aparece también asesinado de manera brutal y denigrante. Esta vez, Valentina Negro no sólo contará con la ayuda de Sanjuán sino también con la de Ignacio Bernabé, un policia de Gijón por el que se verá atraída, con la consiguiente tensión amorosa-sexual, lo que en cierta manera hará peligrar la relación entre la inspectora y Sanjuán. Pero además de la trama central, también recuperamos a un personaje del pasado, un violador de niñas llamado Albelo que sale de la cárcel ayudado por Pedro Mendiluce- un empresario que es lo peor de lo peor (hay una escena en una limusina que me ha puesto mala malísima). Albelo, con la ayuda de Mendiluce, cambia su apariencia física gracias a la cirugía estética y tiene como único objetivo vengarse de Valentina Negro y matar a Marta, la hija de la jueza que metió a Pedro Mendiluce en la cárcel en un episodio anterior.


Pero el libro no es sólo esto. Hay literatura dentro de la  literatura ( esas citas de  Hamlet, que yo adoro), hay reflexiones sobre la escritura, poesía, chascarrillos entre escritores- me pregunto si será así en la realidad, si los escritores de novela negra, en este caso, se llevarán bien, mal, tendrán líos, se criticarán unos a otros, sentirán celos y envidia,  en definitiva, si actuarán un poco como aparece en el libro. También hay violencia, menos que otras veces, o quizá yo no la he apreciado tanto, aunque los asesinatos siguen siendo macabros, duros, y en cierta manera, artísticos, lo que le da un toque. E intriga y acción.

Creo que este libro es más reposado, o quizá yo lo he leído más reposada porque no podía leer mucho al día. Me ha parecido más profundo, con acción, como he dicho antes, pero sin que llegue a abrumar, sin tantos datos,  más reflexivo. Con malos que pueden llegar a tener su corazoncito y por los que incluso  puedes llegar a sentir lástima o algo similar  y buenos que pueden llegar a sentir un odio tan fuerte dentro que les hace cambiar completamente. Con personas que hacen trampas y se sirven del trabajo y esfuerzo de otros para triunfar. Con dudas sobre las relaciones y miedo ante ellas y con una Valentina Negro que sigue siendo guapísima de la muerte (al igual que las demás féminas), pero sin que se haga tanto hincapié en esa perfección (de hecho me ha sorprendido gratamente saber que los nervios le causan un eccema en la piel- no porque me alegre, pobre Valentina, sino porque me parece mucho más real). 

Bien escrito, ágil, con buen ritmo,  una trama interesante, con reflexiones, repleto de citas literarias estupendas, con personajes convincentes, entretenido e incluso independiente, porque aunque aparecen personajes del pasado, tampoco es necesario haberse leído los anteriores, aunque yo creo que siempre es mejor empezar por el principio, por lo menos en estos casos, para ver la evolución de los personajes, de las relaciones e incluso de los escritores.

Por cierto, me encanta la foto de las vías del tren.

Título: Los muertos viajan deprisa
Autor: Nieves Abarca y Vicente Garrido
Editorial: B
ISBN: 9788466657815
Páginas: 446

04 abril 2016

Deseo de ser punk (Belén Gopegui)

Hay una parte donde nunca nos abrazan. Aunque nos quieran muchísimo. Esa parte está ahí, esa pena. Y nadie llega a tocarla nunca.

Me ha pasado que al ir leyendo Deseo de ser punk tenía una sensación de deja vú, de haberlo leído antes, aunque no creo que lo haya hecho o quizá sí porque a veces hay libros que, por razones desconocidas, desaparecen de nuestra memoria, como lugares o momentos y luego un olor o unas palabras nos los traen a la cabeza de nuevo. 

Martina tiene 16 años y un 4 de diciembre algo sucede que le hace cuestionarse todo lo que ha hecho hasta el momento. No encuentra su lugar en el mundo y, de alguna forma, intenta buscarlo por medio de la música. No sabe cuál es la suya y durante toda el libro, que es una carta a un amigo que dura el cuaderno en el que escribe y por lo tanto tiene un final (algo importante para ella), quiere buscar una música que le pertenezca,  no como la de sus padres, que ella considera sosa, sino ese tipo de música que te atrapa, te entra, te atraviesa y te hace estremecer. 

Vera es muy amiga de Martina y el 4 de diciembre fue el funeral de su padre. Para Martina el padre de Vera era alguien importante, alguien que cuando estaba con una persona lo estaba de verdad hasta tal punto que se  olvidaba del resto del mundo, no como los demás, que están contigo y a la vez atentos a todo lo que les rodea. Por eso, la muerte de Lucas supone para ella un punto de inflexión y desde ese momento empieza a hacerlo todo alrevés para desesperación de sus padres. Lucas es de los pocos personajes que aparecen en el libro, pero en los que más se profundiza a pesar de haber muerto. Martina se siente muy atraída por él por esa manera de tratar a los demás, piensa que es alguien de verdad, nada falso.

De alguna manera la relación de Martina con sus padres no es muy distinta de la de otros adolescentes, que creen que sus padres ya no se esfuerzan, ni pelean por ideales, aunque ella se acaba dando cuenta de que da igual la edad, al final todos somos personas llenas de miedos, lo que pasa es que los adultos no pueden dar un portazo y marcharse al parque, tienen que seguir ahí, manteniendo el tipo. 

Martina, a través de sus palabras, nos dibuja la relación con sus padres, con sus amigos, con el amor, con el mundo, con la música, que es uno de los elementos más importantes en el libro. Letras de canciones con significado, la búsqueda de esa combinación música-letra que te hace vibrar, las canciones como forma de identidad, como medio de expresión, como arma con la que poder reivindicar. 

Retazos de un personaje creíble, que te atrapa y aunque en realidad no pasa demasiado el libro no aburre ni cansa y encima está lleno de esas frases subrayables a las que das vueltas y vueltas. A mí me ha gustado bastante, quizá porque alguna vez yo también tuve deseo de ser punk.

Título: Deseo de ser punk
Autor: Belén Gopegui
Editorial: Anagrama
ISBN: 9788433971951
Pgs: 187
Biblioteca.

04 febrero 2016

Contra las cuerdas (Susana Hernández)

Este es el segundo libro que leo de Susana Hernández y como en el anterior, Curvas peligrosas, las protagonistas son las subinspectoras de policía Rebeca Santana y Miriam Vázquez. Lo cierto es que me gusta mucho cómo escribe Susana porque tiene ese estilo que a mí me va de frases cortas, sencillez, naturalidad y frescura. 

Para quien no haya leído nada de ella, Rebeca y Miriam, las protagonistas, son totalmente diferentes. La primera lleva poco tiempo en el cuerpo, viste de forma muy informal y va a todas partes en su Harley; Vázquez, sin embargo, es veterana y tiene gustos caros (de hecho, su mote es La marquesa) pero de alguna manera se complementan de maravilla y a medida que pasan las páginas (y las novelas) van teniendo una relación mucho más estrecha y fluida. 

Esta vez se enfrentan a un asesino que antes de matar a sus víctimas les viola con un cuchillo jamonero y las tortura de manera muy sádica. El comienzo, desde luego, no puede ser mejor: Miriam llama a Rebeca, que está en su casa, para comunicarle que hay otra víctima, pero esta vez es alguien a quien Rebeca está muy unida. Sin embargo, al lector no se le revela la identidad de esa víctima por lo que la intriga está asegurada. De hecho, la autora termina el capítulo inicial con Rebeca vomitando por la impresión de la noticia y seguidamente nos lleva unos días atrás para saber cómo empezó todo. Y claro, tienes que leer y leer porque el suspense es tremendo. De hecho, si algo no falta en el libro es suspense e intriga.

 Pero no creáis que la identidad de la víctima es lo único que te mantiene  pegado al libro ya que también hay alguien que está acosando a Rebeca y le deja mensajes llenos de amenazas y, por supuesto, tampoco sabemos quién es. Además, aparece una nueva jefa con la que Rebeca había tenido un lío,  y luego  están las vidas personales de las protagonistas, aunque en este aspecto la autora se centra mucho más en la figura de  Rebeca, quien da un giro a la relación con su madre y  sufre tremendamente por la ausencia de su expareja, Malena, desde que se le ocurrió abandonarla unos meses atrás. 


Y quizá sea esto lo que menos me ha gustado. Ya sé que el hecho de que las protas tengan una vida personal sirve para que veamos cómo evolucionan y para descubrirlas, pero cualquiera que me haya leído un poco sabe que lo del amor en novelas de este tipo no me va demasiado y creo que a la historia Malena-Rebeca se le da demasiadas vueltas. Pero  bueno, eso son manías personales. Lo que no quita para que haya disfrutado, claro.

Un libro entretenido, con mucho suspense, lleno de diálogos que le aportan rapidez, con cambios continuos de situación y  personajes y frases cortas que le dan mucho ritmo, con un estilo natural, sencillo y fresco que engancha y un final que te pide leer el siguiente casi ya.

Título: Contra las cuerdas
Autor: Susana Hernández
Editorial: Alrevés
ISBN: 9788415098720
Pags: 288
Kindle

19 enero 2016

Impresiones II (Martes)

No suelo empezar poniendo lo que voy a leer durante la semana porque no lo sé ni yo y soy muy de improvisar y de a veces sí y a veces no. Creo que lo he intentado alguna vez, pero la constancia, como ya habréis notado, no es mi fuerte. 

De momento sigo leyendo Ivanhoe de Walter Scott, pero muy despacio, apenas un capítulo los días que leo. También he empezado con Macbeth. Ya sabéis que es el 400 aniversario de las muertes de Shakespeare y Cervantes y yo he decidido homenajear al primero leyendo y releyendo algunas de sus obras. Lady Macbeth es uno de los personajes más apasionantes que me he encontrado en mi recorrido lector. 

Y nada más por hoy. A ver si de aquí al viernes acabo algo de lo que estoy leyendo y os cuento algo.


15 enero 2016

Keep calm and read in English (reto)

¿A la tercera va la vencida? Eso dicen, ¿no? Por eso mismo me vuelvo a apuntar a este reto, que esta vez no está organizado por Isi, que anda liadísima, sino por Dsdmona,  a la que quiero agradecer que haya decidido coger el relevo.

El reto consiste en leer en inglés. Se puede elegir entre dos modalidades: diez o veinte libros. Y para hacerlo tenemos todo el año. Yo he decidido ser realista e intentar lo mínimo para ver si esta vez sí que sí. 

Como ayudita puede haber lecturas conjuntas y fines de semana readathonianos. También hay un grupo en facebook y ganas, muchas ganas de leer.




My books

1. Macbeth. William Shakespeare
2. Pride and prejudice. Jane Austen
3. Alex. Pierre Lemaitre