04 febrero 2015

Crímenes exquisitos (Nieves Abarca y Vicente Garrido)

LAERTES: —¡Ay de mí! Luego, ¿ha perecido ahogada?
REINA: —Ahogada, ahogada.

Hamlet
William Shakespeare


Los protagonistas de esta historia que cuenta con ochocientas páginas en su versión papel son la inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán, que vive en Valencia pero acude a A Coruña para dar una serie de conferencias y sin comerlo ni beberlo, o quizá sí,  se ve envuelto en el caso que está investigando la policía. ¿Y cuál es? La aparición del cadáver de Lidia Naveira, una adolescente que había sido secuestrada al ir a correr una mañana, en un estanque,  vestida y maquillada como si fuera la Ofelia del cuadro de Millais.Al mismo tiempo (en realidad un poco antes) en Inglaterra aparece el cadáver de una joven llamada Pratricia Janz  sin sangre, decapitada, empalada y con dientes de ajo dentro de la boca. (¿Os suena a algo?). Pero las dos jóvenes no solo han sido brutalmente asesinadas, sino que también violadas y torturadas de una forma horrible.

De esta forma, el lector se ve envuelto en una trama llena de acción, de violencia, de sadomasoquismo, de tráfico de mujeres y prostitución que no da tregua. Ya desde el prólogo, que sirve para presentarnos a Valentina Negro al enfrentarse con un violador múltiple apodado El charlatán, el lector siente que el corazón se le va a desbocar. O yo por lo menos lo sentí, porque sí que he leído por ahí que el principio es un poco lento, pero a mí no me lo ha parecido en absoluto. De hecho, el principio del libro es hasta difícil de pillar porque va saltando de un asunto a otro y de un lugar a otro, de capítulo en capítulo,  y hasta cuesta centrarse para no perder el hilo. Todos esos saltos van conformando la que será la historia y nos van presentando a cada uno de los personajes que van a participar en ella.

Uno de los personajes centrales es la inspectora Valentina Negro. Guapa-guapísima, con un cuerpo de infarto, inteligente, modesta, decidida, valiente, sensible. Vamos la perfección hecha letra y a mí tanta perfección no me gusta demasiado. Es que, por tener, tiene hasta los pies perfectos. Ni un juanete y con los tacones que se trae, no sé, no sé. Leí en una entrevista a los autores que querían que la prota fuese estupenda porque hay muchas policías estupendas (no lo dudo) y porque no era lo típico, pero yo si creo que se está haciendo demasiado típico que todas las protagonistas de este tipo de libros sean maravillosas y a mí no me acaba de convencer. Luego está Sanjuan, que no es tan guapo, pero tiene su atractivo y encima es muy bueno en su trabajo. Por supuesto, no puede faltar la típica tensión sexual entre los dos, que cualquiera que me lea mucho, sabe que a mí no me va tanto, pero que creo que es un elemento casi esencial en toda novela que se precie o por lo menos es lo que parece.  También tiene una importancia relevante en toda la trama la familia de Vanlentina, especialmente su hermano adolescente Freddy y la nueva novia que se ha echado, Irina, una chica que está estupenda y que oculta muchas cosas bajo una apariencia angelical

Por otro lado tenemos a Lúa Castro (otra estupenda), redactora de sucesos de La Gaceta de Galicia, que se encarga de cubrir la desaparición de Lidia junto a su fotógrafo y compañero de cama, Jaime Anido, los dos con pocos escrúpulos y con muchas ganas de tener éxito. Tanto que Lúa te cae horriblemente mal por la de cosas que es capaz de hacer. Aunque a lo largo de la historia y a medida que el lector va adentrándose en su personaje, se descubren matices que hacen que la mires de otra forma.

Otros de los personajes que destacan en la historia son Pedro Mendiluce y Sebastian Delgado (este último es el hombre más odioso que te puedes encontrar en todo el libro),  un empresario y su ayudante para todo, que se dedican, entre otras cosas a celebrar fiestecitas para gente importante con prostitutas de por medio. Llama la atención el concepto que tiene Delgado sobre las mujeres. De hecho, no tiene desperdicio. Y lo peor de todo, es que hay quien piensa igual. En fin.

Por último está El artista, el malomalísimo de la historia, de quién se puede sospechar por ciertas pistas que van dejando aquí y allá, aunque es difícil estar seguro hasta el final, por lo que la tensión de adivinar quién o no, se mantiene de principio a fin. 

Pero Crímenes exquisitos no es solo un libro en el que un asesino va matando a un número determinado de personas. En la novela nos encontramos otros temas que cubren el sadomasoquismo, las relaciones de dominancia, el tráfico de mujeres y el poder. La historia no solo cuenta con personajes creíbles sino que está narrada de una forma muy cruda, con escenas que  pueden llegar a herir la sensibilidad de los lectores, de lo realistas y gráficas que son. No se escatima en detalles ni en el sexo, sadomasoquismo incluído,  ni en las torturas, ni en las descripciones de los cadáveres, lo que a algunos les puede parecer duro, aunque, por ejemplo,   todo lo que tiene que ver con el tráfico de mujeres es duro en sí y en esta historia, ficción aparte, hay mucho de realidad. Por desgracia.

En conclusión,  yo diría que es una historia cruda, vertiginosa, que no da tregua, con algunos personajes que te pueden parecer odiosos, que para algunos quizá se extienda demasiado precisamente por todo lo que cuenta sobre ellos pero que, en mi opinión,  es necesario, con muchas referencias culturales que hacen que sientas curiosidad por buscar,  y un ritmo que no decae en ningún momento a pesar de su extensión.

Título: Crímenes exquisitos
Autor: Vicente Garrido y Nieves Abarca
Editorial: Versátil
Pgs: 688
Kindle.

18 comentarios:

  1. Yo me lo pasé en grande con su lectura.Además le pregunté alguna cosilla a Nieves(como por ejemplo:tanta marca,tanta marca y no dices la del vestido que lleva Valentina a la fiesta)y por supuesto,como es habitual en ella,me respondió.
    Estoy deseando leer Martyrium,¿tu no?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Con cada reseña que leo, me tienta más este libro...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que esas 800 páginas es lo que me echa para atrás. Cuando mi vida vuelva a la normalidad es posible que lo lea. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. A mí lo de las marcas no me ha chocado y ni me había dado cuenta de que justo en ese momento no dice nada (ya me has dejado con la curiosidad de por qué no, jejej). Lo de las marcas me recuerda a American Psycho, aunque la leí hace muchísimo y no me acuerdo del todo bien.

    Y por supuesto que estoy deseando de leer Martyrium. No sé si habrá lectura conjunta pero haya o no haya lo leeré :)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Esra cuando decía que Valentina llavaba un vestido carísimo de su madre.Me dijo Nieves que de El Ganso,moda española,eso está bien ;-)

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Qué no te eche para atrás, Lady Aliena. Yo no soy muy de tochos. Prefiero los libros cortos o no-tochos y siempre pienso que hay a muchos a los que les sobra algo, pero con este ni te das cuenta de las páginas, mantiene el ritmo todo el rato y no se te hace nada pesado.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo no lo he leído pero no puedo retrasar más su lectura viendo como lo estáis disfrutando todos. A mi si el libro me gusta me encanta que sea un tocho para que me dure más. Besinos.

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    le tengo ganas, pero por lo que he leído en tu reseña es una novela crudísima, dura... La leeré de todas formas, ya te contaré.

    Besetes!!

    ResponderEliminar
  9. hola, he visto tu entrada en twitter, pero aun no te seguía por aquí...así que por aquí me quedo!
    me ha hecho mucha gracia lo de los juanetes,jejeje... es que Valentina es demasiado perfecta...Me ha gustado mucho, muy dura y muy intensa...deseando continuar!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Yo prefiero cortos, Mar, porque para los libros soy muy impaciente. Enseguida me canso y quiero cambiar. Este no me ha parecido largo, en absoluto.

    Besitos :)

    ResponderEliminar
  11. Es dura, K, sobre todo por la forma en la que está contada y claro, por algunos de los temas que trata, pero está bien. Yo enseguida leeré Martyrium a ver qué tal.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola, Irunesa :)

    Encantada de verte por aquí. Sí que es muy perfecta (para mí gusto demasiado) y lo de los pies me llamó la atención, pero vamos, como le he dicho a Nieves Abarca, lo que tengo es envidia :)

    Besos :)

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho la novela negra, pero ahora estoy con lecturas mas cortas, pero queda apuntada para leerla cuando tenga un poco mas tiempo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué opinas tú cuando la leas :)

      Besos.

      Eliminar
  14. Me encantó esta novela. Tengo ganas de la lectura conjunta de Martyrium :)

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cuándo es la lectura de Martyrium, pero si me puedo apuntar supongo que me apuntaré también :)

      Besos.

      Eliminar