07 abril 2015

Ojos de agua (Domingo Villar)

Ojos de agua es una novela de Domingo Villar que me recomendó una amiga gallega y que no he dudado un momento en incluír en la yincana criminal en el apartado en el que se requiere que la acción de la novela transcurra en cualquier ciudad española, excepto Barcelona y Madrid. En este caso, la acción transcurre en Vigo.

Es la primera de la serie  de Leo Caldas, un inspector gallego, muy tranquilo, al que le gusta el jazz y el buen vino. Aparte de todo esto, colabora en la radio en un programa que se llama El patrullero de las ondas, lo que le hace bastante famosillo, cosa que a él no le gusta demasiado. Su compañero es Rafa Estévez, un hombretón de Zaragoza, que a diferencia de Leo Caldas pierde los nervios fácilmente. Los dos forman una pareja que se complementa y cuyas diferencias le dan un toque interesante a toda la historia. 

¿Y cuál es esa historia? En un apartamento de la Torre de Toralla, aparece el cadáver de Luis Reigosa, un músico de jazz, que de noche toca el saxo en un club y de día da clases en el conservatorio. La mujer de la limpieza encuentra a Reigosa desnudo, atado al cabecero de su cama y con una sábana cubriendo la mitad inferior de su cuerpo, que está totalmente ennegrecida y presenta un aspecto horrible, igual que su rostro, cuyos ojos, claros como el agua, reflejan un sufrimiento terrible. En su mesilla de noche, dos libros: Lecciones sobre la filosofía de la Historia de Hegel y El perro de terracota de Andrea Camilleri y en una mesa un par de copas llenas de huellas, incluído un toque de carmín,  que indican que tuvo visita antes de morir.  Poco a poco, Leo Caldas y Rafael Estévez van adentrándose en la vida de Reigosa y descubriendo aspectos de su personalidad  que les llevaran a descubrir quién le asesinó y por qué.



Mientras vas leyendo la historia no es difícil situarse en Vigo y disfrutar de sus paisajes y de su gastronomía, de esas tascas de antes  que Leo Caldas frecuenta para tomar un buen vino. Me llama la atención el contraste que hay entre el Inspector Caldas, quien de alguna manera ya está acostumbrado a esos imponentes paisajes que le rodean, y Rafael Estévez, que se queda boquiabierto ante los mismos. Y quizá, sea de la mano de este último donde encontremos los momentos más divertidos de toda la historia ya que su manera de ser choca con la de los locales y hay algunos diálogos entre él y los lugareños que están llenos de humor. Estévez no puede soportar que se conteste a una pregunta con otra, algo que parece ser muy típico en Galicia, esas preguntas le ponen de los nervios, y nadie entiende por qué reacciona como reacciona cuando le contestan así.

El libro es bastante corto, 187 páginas nada más, y también se hace corto, demasiado diría yo, casi ni te da tiempo a disfrutarlo. Cada capítulo empieza con una entrada de diccionario que tiene que ver con lo que sucede en el mismo, lo que es bastante original.

A mí me ha gustado lo suficiente como para repetir con el autor. Hay jazz, intriga, un desenlace inesperado, contrastes entre los protagonistas, paisaje espectacular, gastronomía, melancolía y  humor. ¿Qué más se puede pedir?

Titulo: Ojos de agua
Autor: Domingo Villar
Editorial: Siruela
ISBN: 9788498417401
Kindle.

12 comentarios:

  1. Pues sí,parece bastante entretenido,aunque me falta ver en tu reseña el entusiasmo necesario para apuntármelo sin dudar.No se que haré.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo del entusiasmo tiene más que ver con como estaba yo cuando escribí la entrada que con el libro en sí. Hoy cuando la iba a publicar me he dado cuenta de que es muy sosa (la entrada), y que quizá el libro merezca más. Tampoco es que haya sido la novela de mi vida, pero sí mejor que muchas otras que he leído.

      Besos :)

      Eliminar
  2. Parece interesante, sobre todo por la ambientación.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también el detective lo es.

      Besos :)

      Eliminar
  3. guardo un grato recuerdo de su lectura y de la siguiente. Lo que es todo un misterio que hace más de un año, por no decir dos, que se anunció la tercera entrega y aún no ha sido publicada. Una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la verdad. A mí todavía me queda por leer el segundo. Si es como el primero ya merece la pena.

      Besos

      Eliminar
  4. La verdad que Leo Caldas y el patán de Estévez forman un tándem maravilloso y tanto esta como la siguiente novela son muy amenas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado el contraste que hay entre los dos.

      Besos :)

      Eliminar
  5. Sólo he leído cosas buenas de este libro, a ver si me animo un día de estos pero es que tengo tanto pendiente...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No tiene mala pinta. Probaré a ver qué tal. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho también. Y tengo el segundo esperando en la estantería. Caerá para esta yincana seguro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. la tengo anotada en la libreta del plan infinito. Ando un poco perdida ¿qué es la yincana?
    un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar